Apr 16, 2021 Última actualización 3:08 PM, Apr 16, 2021

Mediación extrajudicial: una forma de evitar la escalada de los pequeños conflictos cotidianos

Publicado en Generales
Visto 192 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Perros que ladran todo el día o que causan temor, ruidos que molestan en el barrio, disputas por espacios de estacionamiento, filtraciones de humedad, basura acumulada, raíces que levantan veredas, humo y olores que afectan al vecindario. Problemas cotidianos en cualquier localidad que van desgastando la convivencia y van aumentando el malestar entre los vecinos e incluso con las instituciones.

Encontrar a tiempo un espacio de diálogo y contar con la ayuda gratuita de un profesional neutral que pueda facilitar la comunicación entre las partes y proponer caminos de solución puede ser la diferencia entre un simple problema y un conflicto de graves y violentas consecuencias.

Las Casas de Justicia y los Centros Integrales de Métodos Autocompositivos de Resolución de Conflictos (CIMARC) son las puertas abiertas del Poder Judicial para canalizar esas y muchas otras controversias, poniendo al alcance de todas las personas la posibilidad de lograr libremente acuerdos de mediación extrajudicial que pacifiquen y mejoren su calidad de vida.

¿Cómo es?

Es un proceso de diálogo entre dos o más personas o instituciones afectadas por una problemática, guiado por un mediador o mediadora, en la búsqueda de una solución consensuada de la controversia que los afecta. Está pensado para cuestiones vecinales, conflictos de poco o nulo valor económico y para situaciones en las que las partes afectadas no desean “judicializar” su problema.

Aunque el servicio se brinda dentro del Poder Judicial, no significa que exista un juicio o una demanda judicial, sino que justamente se trata de evitar que el conflicto llegue a esa instancia y se pueda resolver anticipadamente entre las personas involucradas. La idea de este mecanismo de acceso a justicia es priorizar a las personas, colaborando en la generación de soluciones adecuadas a las particularidades de cada conflicto.

La mediación extrajudicial es gratuita, confidencial y para iniciarla no se necesita el patrocinio de profesionales de la abogacía. Las personas no deberán pagar honorarios al mediador o mediadora -los cubre el Poder Judicial- y todo lo que se discuta en las reuniones de mediación será reservado, salvo que salga a la luz un delito penal o una situación de violencia familiar. En ese caso, se dará intervención al organismo judicial que corresponda.

Si la mediación extrajudicial resulta exitosa y las partes alcanzan un acuerdo, el mediador o mediadora definirá un seguimiento del cumplimiento del pacto, quedando a disposición de las partes para responder consultas o inquietudes.

Durante 2019, más de 250 conflictos de ese tenor fueron encausados a través de procesos de mediación extrajudicial en las Casas de Justicia de Sierra Grande, Río Colorado, El Bolsón, Jacobacci y Catriel, así como en los CIMARC de Viedma, San Antonio Oeste, Sierra Grande, Roca, Regina, Allen, Choele Choel, Río Colorado, Bariloche, Cipolletti, Catriel y Cinco Saltos.

Virtualidad

Durante 2020, a causa de la pandemia, el servicio se brindó de manera virtual o semipresencial y se vio jerarquizado por la inclusión de la mediación extrajudicial en la flamante Ley de Resolución Autocompositiva de Resolución de Conflictos que sancionó la Legislatura en junio, en respuesta a la iniciativa parlamentaria del Superior Tribunal de Justicia.

La ley permite, además, que los Juzgados de Paz de cualquier localidad, las fiscalías, las instituciones que conforman la Red de Recursos Públicos, los municipios, las juntas vecinales, los consorcios de propietarios, los clubes y otras organizaciones públicas y privadas también puedan derivar al ámbito de la Mediación Extrajudicial los conflictos que lleguen a su conocimiento y que no puedan resolver por sí mismos.

Capacitación para mediadores

Un total de 40 mediadores y mediadoras extrajudiciales y agentes de las Casas de Justicia y los CIMARC están participando de una capacitación virtual para seguir afianzado las destrezas que demanda el servicio. El rol de las y los mediadores es intervenir en las controversias como un “tercero imparcial” que facilita la comunicación entre las partes y conduce el proceso en forma neutral, aplicando estrategias y abordajes propios de la mediación, para que las personas afectadas “puedan por sí mismas tomar una decisión satisfactoria para sus intereses”, según explica la ley.

La capacitación que comenzó en diciembre pasado continuó la última semana, de manera virtual, a cargo de la Directora y la Subdirectora de la DiMARC, Norah Aguirre y Verónica Martínez. El abordaje es teórico y práctico, destinado a afianzar la mediación extrajudicial como mecanismo autocompositivo de resolución de conflictos y a visibilizar su importancia como herramienta de pacificación social.

Ser mediador extrajudicial

Para ser mediador extrajudicial en Río Negro no es necesario ser profesional de la abogacía ni contar con otros títulos universitarios. Las personas interesadas deben tener formación en mediación y deben matricularse en cualquier momento del año ante la DiMARC (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.), donde recibirán un entrenamiento específico. Antes de ser habilitadas para conducir procesos de mediación, las personas matriculadas deben completar una práctica en co-mediación con mediadores y mediadoras que ya están trabajando en el sistema.

 

 

MÁS LEÍDAS