Dec 07, 2021 Última actualización 3:34 PM, Dec 7, 2021

El falso Síndrome de Alienación Parental en denuncias de maltrato y de incesto paterno filial: entre la malapraxis y el falso testimonio

 
 
 
 
 
Virginia Berlinerblau
Médica especialista en Psiquiatría Infanto Juvenil y en Medicina Legal.
Perito Médica

Introducción

El mayor acceso a la denuncia de abuso sexual infantil e incesto con niños/as en la justicia civil y en la penal no parece haber llevado a un mayor acceso al acto de justicia ni a una mayor protección de la víctima. Frente a la visibilización de las agresiones sexuales a niños y niñas en nuestra sociedad en los últimos 20 años, algunas defensas y sus peritos ¨expertos¨ sostienen –sin datos que los avalen- que existe una ¨epidemia de falsas denuncias¨, que hay un ¨abuso de las denuncias de abuso¨, etc. La realidad es que un gran número de estas denuncias no son sustanciadas en la justicia, lo que es radicalmente distinto a afirmar que son intencionadamente falsas. La verdad del expediente no siempre responde a la verdad del caso y detrás de los expedientes hay personas.

Esta estrategia defensiva ¨destructiva¨ apunta a convertir al victimario –al agresor- en víctima y al niño/a victimizado en victimario, fomentando arraigados mitos y prejuicios respecto de la capacidad del niño/a como testigo. La literatura científica especializada ha demostrado que el niño puede ser un informador certero si es entrevistado en forma adecuada a su edad, estado emocional, nivel de desarrollo mental, en un entorno amigable y proveyéndole privacidad, con empatía y sin apuros. Los niños no fantasean –al menos hasta la pubertad- con genitalidad adulta y las fantasías edípicas son inconscientes. Las mentiras infantiles se destacan por ser ingenuas, obvias, simples y más negaciones que inventos. Los niños/as carecen de la habilidad de inventar y sostener mentiras complejas frente a profesionales experimentados. Por otra parte, es de observación corriente que la mayoría de las víctimas de abuso sexual infantil y de incesto paterno filial callan lo que han sufrido por dependencia/ convivencia con el pedófilo, por estar amenazados, por miedo, por vergüenza, por culpa, porque no fueron creídos, sobrellevando este pesado secreto en silencio, a veces de por vida. La invención del falso ¨Síndrome de Alienación Parental¨ (1987 Gardner): surgió en USA por los ´80s ante el dramático incremento de denuncias de incesto y malos tratos con niños por las figuras parentales. Richard Gardner era un psiquiatra que continuamente se refería en sus escritos a ¨madres histéricas¨, ¨ex esposas vengativas¨ y ¨mujeres severamente perturbadas¨. Sus escritos estaban teñidos de misoginia. El antecedente del falso SAP era llamado el ¨Síndrome de la Mujer Maliciosa¨. Fue en 1987 que Gardner acuñó el falso ¨Síndrome de Alienación Parental¨ y afirmósin aval científico alguno¨consiste en que un progenitor (80 a 90 % de los casos la madre) intencionalmente aliena, ¨programa¨ al hijo o hija para que, sin causa, rechace al progenitor no conviviente¨. Propuso como tratamiento lo que llamó la ´terapia de la amenaza´ que incluía separar al hijo/a de la madre a la fuerza y castigar a ambos hasta que el hijo o hija ¨coopere¨ con las visitas. Postuló que la denunciante tenía un ´trastorno mental invalidante´ para ocuparse de los hijos/as, que el hijo o hija ¨difama viciosamente a uno de los padres e idealiza al otro¨ en respuesta al ¨lavado de cerebro¨ -de la madre 80 a 90% de los casos- y ¨por contribución de los propios niños/as¨. Gardner se destacó por sus escritos sesgados hacia las mujeres, por su carencia de balance y de objetividad. Desarrolló su teoría mientras trabajaba como consultor pagado por hombres acusados de incesto paterno filial, antes de su muerte por suicidio. En 1991, Gardner derramó un exacerbado criticismo sobre determinadas profesionales. Su falso SAP devino rápidamente una defensa exitosa en casos de abuso sexual intrafamiliar y en disputas por la custodia y régimen de visitas: era el ¨talle para todas las medidas¨. Su aceptación acrítica llegó a tal grado que llevó a algunos juzgados civiles de USA -y análogamente luego en la Argentina- a premiar con la custodia exclusiva a los padres denunciados, ignorando acusaciones de abuso aún cuando eran profundamente creíbles. El falso SAP y sus ´testigos expertos´ ignoran al NNA en sus dichos, en sus opiniones, en su subjetividad, en sus padecimientos y como sujetos de derechos. Gardner con su teoría contradijo no solo la teoría del desarrollo infantil, sino también los avances de la ciencia sobre el NNA como testigo y hasta el conocimiento común por la experiencia cotidiana en la interacción con los y las niñas. La investigación empírica y metodológicamente desarrollada ha demostrado que el falso SAP es un ejemplo de ¨ciencia basura¨: a) por su alto contenido valorativo, retórico e ideológico; b) por la vaguedad en sus conceptos; c) por ser un ¨único talle para todas las medidas¨; y d) ignorar la información del caso singular. El falso SAP no es conocimiento científico, es mera creencia, es ¨ciencia basura¨, que devino un ´diagnóstico de juzgado¨. Paradójicamente, los postulados del falso SAP condujeron a Gardner y a sus adeptos a ´diagnosticarlo´ con más fervor: cuanto más comunica su sufrimiento el niño/a incestuado, más prueba es del ¨lavado de cerebro¨ materno. Gardner nunca brindó datos verificables ni explicó sus métodos. Se basó en casos anecdóticos y en sus experiencias personales. Publicó una ¨Escala¨ que él adujo servía para distinguir entre casos verdaderos de ASI de los falsos, que tampoco fue corroborada científicamente. El SAP ha sido rechazado por la comunidad científica nacional e internacional, pero en nuestra justicia es invocado por peritos ´expertos´ contratados por el imputado, que cobran no por su tiempo profesional sino por brindar determinadas opiniones. ¿Porqué el SAP tiene tal vigencia en nuestra justicia a 30 años de su invención? La denominada ¨ciencia basura¨ o mala ciencia influya en las decisiones judiciales. ¿Quién termina ´adoctrinado´ cuando se lo emplea para cerrar prematuramente las investigaciones judiciales? Posiblemente el falso SAP o ideologías análogas brindan una salida cómoda y fácil frente a casos complejos, en un entorno institucional frecuentemente desbordado por estos casos. El problema es grave porque sigue siendo presentado como prueba forense creíble en nuestros tribunales, en ocasiones disimulado bajo sinonimias y neologismos (¨parentectomía¨, etc.). Al invocarse como parte del testimonio experto o por las defensas, este síndrome seudo científico debería ser declarado inadmisible, no solamente porque es falso testimonio y mala praxis, sino también porque lleva a la negación del acto de justicia reparador para el niño/a incestuado y deja al criminal impune. Ello se constituye en la verdadera re victimización judicial.

1. GARDNER, R. ¨The parental alienation syndrome and the differentiation between fabricated and genuine child sexual abuse¨. Creative Therapeutics, N.J. USA, 1987.

2. 

3. Warshak, R. A. ¨Ten parental alienation fallacies that compromise decisions in court and in therapy¨. Professional Psychology: Research and Practice, Vol. 46 (4), Agosto de 2015, 235-239.

4. Se destacan la Asociación Argentina para el Maltrato y Abuso Sexual Infantil, la Federación de Psicólogos de la República Argentina, la Cámara de Diputados de la Nación Argentina, la Asociación Americana de Psicología, la Organización Mundial de la Salud (OMS, CIE-10), la Asociación Española de Neuropsiquiatría, la Asociación Médica Americana (AMA), la Asociación Nacional de Fiscales de Estados Unidos, la Asociación Americana de Psiquiatría (DSMV), entre otras.

Más en esta categoría: Medidas Cautelares »